¿Quién cuida al cuidador? Por Dr. Raúl Sobrino

 

Actualmente los cuidados médicos están enfocados al paciente, quién realmente es quién más los amerita, pero en muchas situaciones, no consideramos que el paciente se desenvuelve en un entorno social y sobre todo en compañía de una familia, por lo cual se debe considerar el proceso de la enfermedad como una entidad que no solo afecta la salud, sino, también la esfera social del enfermo, la cual es sumamente importante para su bienestar.

Los adultos mayores enfermos, que tienen una dependencia para sus cuidados, son un verdadero reto para quién es responsable de su bienestar, ya que, necesitan apoyo para todas sus actividades, incluso, las actividades íntimas como el baño y las necesidades fisiológicas de la evacuación. Por lo cual la carga “laboral” y emocional para el cuidador es considerable.

Es una realidad que no podemos tener un paciente sano, sin un cuidador sano. Por lo cual una parte importante de la atención al adulto mayor por parte de un médico especialista en geriatría es, vigilar el estado de salud del paciente y de quien lo cuida. Existe un síndrome geriátrico llamado “Sobrecarga del cuidador” el cual expone al quien lo sufre al múltiples riesgos para su salud física, psicológica y social, que puede repercutir directamente en su salud y calidad de vida. Existen diversos signos de alarma que nos pueden ayudar a darnos cuenta que estamos sufriendo de sobrecarga; cuando los cuidados de nuestro enfermo, a quien realmente estimamos, nos parecen cada vez más demandantes y complejos, cuando abandonamos muchas de nuestras actividades para dedicarnos exclusivamente a cuidar a nuestro paciente, cuando empezamos a descuidar nuestra alimentación, sueño y salud, por estar pendiente de la salud de nuestro protegido.

Por lo cual es importante reafirmar, No puede haber cuidados adecuados, sin un cuidador sano. Se recomienda que el cuidador tenga momentos de descanso, tiempo de esparcimiento y vigilancia para su salud. En caso de sospechar que pudiera estar sufriendo sobrecarga, es recomendable una visita médica para poder dar manejar los síntomas y los problemas de esta enfermedad.

Que significa envejecer Por Dr. Raúl Sobrino Ced. Prof. 6805028

 

Saliendo un poco de los temas médicos, hoy quisiera reflexionar algo sobre el principal tema gerontológico, desde una perspectiva personal; el envejecimiento.

Sin duda todos duda a todos nos gustaría alcanzar una vida larga y plena, desde luego, ese es el verdadero objetivo del envejecimiento, pero como todo tema que es desconocido nos causa a todo ser humano pánico el envejecimiento, el temor de perder capacidades físicas, sociales, económicas e incluso la independencia.

El envejecimiento no es, nunca será y no se debe considerar de ninguna forma una enfermedad. Es innegable la presencia de cambios físicos, la disminución de la capacidad física, la presencia de manifestaciones evidentes como las arrugas en la piel, la presencia de canas, la disminución de la agilidad.

Pero estos cambios representan el desgaste del cuerpo que nos ha servido a lo largo de la vida y tal vez no podamos evitar que se nos formen arrugas, pero podemos contribuir a tener un buen estado de salud promoviéndolo a través del ejercicio, la diversión, la convivencia con familia y amigos, el desarrollo de planes personales y un adecuado seguimiento médico de la salud.

Lo más normal del envejecer debe ser, envejecer de forma saludable, a pesar, de la presencia de mayor número de enfermedades que se presentan a mayor edad. Pero para lograr este objetivo depende de nuestro estilo de vida previo, es una realidad que uno envejece como ha vivido previamente. Pero como nos ha pasado a lo largo de la vida, a quién ha tenido la fortuna de envejecer. Nadie nos enseña a ser adultos mayores. Por lo cual se debe considerar un nuevo periodo de aprendizaje, un nuevo reto personal y una nueva ilusión en la vida. Realmente el envejecer es un proceso muy personal, que uno mismo irá descubriendo y adaptándose, al igual que lo hicieron o han hecho en las etapas de la vida previa.

Me gustaría saber realmente que significa envejecer, llegar a ser mayor, pero la única forma que tenemos para develar la realidad de ser anciano, con toda la grandeza de la palabra, es disfrutar el camino y aprender a vivir la que para los que tienen la dicha, será la última etapa de sus vidas, y por eso la debemos hacer memorable.

Si puedo saber, que el envejecer es un privilegio; ya que no todos llegamos, es un reto; lleno de nuevos desafíos, causa miedo; tenemos a lo que desconocemos, y es sobre todo una gran oportunidad; nos permite disfrutar unos momentos más de esta vida tan fugaz. Quiero invitarles a pensar para ustedes ¿Qué significa envejecer?

 

 

No se inclinen a la osteoporosis

Una de las enfermedades que más preocupa a mujeres conforme avanza la edad es sin duda, la osteoporosis, esto se debe a que realmente es una enfermedad preocupante, que tiene la capacidad de disminuir la calidad de vida, afectar de una forma directa la salud, repercutir en la independencia y en ciertos casos aún más, podría llegar a tener un costo muy lamentable.


Sin duda uno de los factores de riesgo más común para esta enfermedad son: ser mujer y estar en la menopausia, cuando el nivel de estrógeno disminuye, empieza a existir una descalcificación en el hueso, que puede llevar a una osteoporosis.


Por suerte actualmente existen estrategias diagnósticas no invasivas, que se pueden realizar como método de detección, abogando siempre por una prevención, estás mismas estrategias igual sirven de diagnóstico una vez que ha ocurrido una fractura. Lo ideal siempre será la prevención, por lo cual se recomienda a mujeres de 65 años, o con algunos riesgos como el tabaquismo, bajo peso, quien no haga ejercicio antes de los 65 años.


El riesgo principal de la osteoporosis es el de la fracturas, entre ellas la más temida, la fractura de cadera, ya que se trata de un problema médico que puede llevar poner en riesgo la vida y la independencia. Otra de las fracturas más comunes son las de la columna vertebral, las que hacen que vayamos perdiendo estatura y en muchas ocasiones puedes ir acompañadas de dolor. Afortunadamente existen medidas efectivas y fáciles de realizar para prevenir esta enfermedad entre las 

cuales encontramos: hacer ejercicio, llevar una adecuada alimentación, dejar de fumar, tener una adecuada exposición al sol para generar vitamina D y acudir al médico para realizar estudios diagnósticos antes de que se presenten las principales manifestaciones de la enfermedad; las temidas fracturas.


Actualmente existen diferentes opciones de tratamiento para combatir la osteoporosis, desde medicamento orales que se ingieren todos los días, hasta algunos con una toma semanal o incluso mensual, otro tipo de tratamiento puede consistir en la aplicación de una inyección cada 6 meses e incluso una anual. El tratamiento debe ir acompañado de medidas secundarias, como realizar ejercicio, llevar una buena alimentación, ingerir suficiente cantidad de calcio y aumentar las reservas de vitamina D, lo que se hace a través de suplementos alimenticios.


Hay que tomar conciencia que la osteoporosis es una enfermedad que puede afectar hasta un 50% de las mujeres en nuestro país, por lo cual es necesarios enfocarse en la prevención y un diagnóstico oportuno.


Por lo cual es recomendable acercarse a su médico de confianza. Ya que como dice el dicho “Es mejor prevenir, que lamentar”.

Contacto: Clínica de Mérida Consultorio 107 Tel: 925-39-98 y 9-42-18-00 Ext.1311 Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Cuando el olvido importa Por Dr. Raúl Sobrino

 

Muchas veces hemos oído la expresión “Se le va el avión” “Ya viene el alemán” y otro tipo de coloquios diferentes para referirnos a los olvidos.

Pero estas palabras llevan un miedo implícito y un significado más grande cuando de verdad hablamos de problemas de la memoria, por eso es importante poder identificarlos.

Sin duda por los cambios en el tipo de vida, el manejo de la información y los estímulos a los que estamos expuestos son muchos y si agregamos la dosis de estrés que todos vivimos, es normal que se nos puedan presentar pequeños olvidos, como dónde dejamos la cartera, qué hicimos con las llaves, algunas citas e incluso hay casos en los que se olvida hasta los hijos.

Todo esto se podrían considerar en la mayoría de las ocasiones olvidos irrelevantes, motivos de risa, pérdida de tiempo y auto-reclamos a nuestra torpeza. Se cree que conforme envejecemos es normal que perdamos cierto número de capacidades, incluyendo la memoria, pero no podemos estar más lejos de la verdad. El envejecimiento normal, es decir, el saludable, se caracteriza por una disminución en la velocidad de procesamiento de la información acompañado de una menor capacidad para la atención, pero se debe recalcar, que la memoria no debe estar afectada.

Es por eso que debemos distinguir lo normal de lo anormal y para esto existen pequeñas pistas como:

• Empiezan a existir errores y olvidos en el vocabulario existiendo frases típicas como: “lo tengo en la punta de la lengua”. Y compensaciones; “pásame eso que está ahí”.

• También pueden haber cambios en la personalidad; una persona anteriormente tímida se puede volver muy conservadora y puede suceder de la forma contraria.

• El dato más importante para saber que el olvido o las quejas de memoria están impactando en la salud es cuando; la persona deja de realizar sus actividades habituales de forma correcta y empiezan a existir fallos como: Olvidar las recetas de cocina, quemar los alimentos, tener olvidos en días importantes que antes no ocurrían, disminuir el rendimiento laboral, tener problemas con el manejo del dinero.

En caso de existir este tipo de problemas es importante acudir a un experto que pueda evaluarlo, diagnosticarlo y dar seguimiento, porque es probable que en ese momento: lo que se olvide…..importe.

 

¿Cuándo ir al Geriatra? Por el Dr. Raúl Sobrino Ced. Prof. 6805028

Indudablemente en nuestro país, y en nuestro querido y caluroso estado, cada vez somos y seremos más adultos mayores, lo que sin duda afecta en todos los ámbitos de la sociedad; incluyendo la salud.

Esto ha llevado al desarrollo de una especialidad médica; la geriatría, que es la rama de la medicina que se dedica a la atención de la salud del adulto mayor en 4 grandes areas:

• Previniendo antes de la presentación de las enfermedades para que la persona sea capaz de lograr un envejecimiento exitoso.

• Atendiendo las particularidades de las enfermedades que se presentan a esta edad.

• Colaborando en la rehabilitación de los pacientes posterior a los procesos de enfermedad aguda.

• Acompañando al paciente y a su familia en las etapas finales de la vida. Cuando la medicina no pueden ofrecer algo, la geriatría siempre tendrá algo que ofrecer

Entonces surgirían las dudas ¿Cuándo es recomendable acudir a la valoración por geriatría? ¿Qué atiende un geriatra?

Para empezar a definir cuando se debe acudir a un geriatra debemos saber que se considera adulto mayor a las personas a partir de los 60 años en países como el nuestro, que está en vías de desarrollo. Pero no se requiere llegar a esta edad para acudir a la valoración por este tipo de especialistas, ya que, pueden ser una guía para quien quiera lograr tener un envejecimiento saludable. Por otro lado para saber que atienden es necesario explicar que estos especialistas son mé- dicos expertos en los procesos fisiológicos propios del envejecimiento, es decir, entienden las acciones del tiempo sobre el cuerpo, para de esta forma identificar que es lo normal y lo anormal del envejecimiento. Si bien no hay enfermedades exclusivas de la vejez, a mayor edad tenemos más riesgos de padecer más nú- mero de enfermedades, por lo cual se dedica a atender:

• Las enfermedades agudas como pueden ser: infecciones, diarreas, deshidrataciones, accidentes, neumonías, resfriados comunes, dolores agudos, náuseas y vómitos, etc.

• Las enfermedades crónicas como son; la diabetes, hipertensión, niveles altos de colesterol y triglicéridos, problemas de las articulaciones, enfermedades del corazón, de los riñones.

• Es importante recalcar que existe un grupo de enfermedades que se conocen como síndromes geriátricos, una de los motivos principales para acudir a este especialista. Se tratan de enfermedades que se presentan más a menudo en adultos mayores, causando pérdida de la independencia y afectando a la calidad de vida. Entre los principales encontramos; los problemas de memoria como el Alzheimer y la demencia vascular, la depresión, la incontinencia, las caídas, la inmovilidad y las úlceras por presión. La atención del geriatra siempre se realizará de forma integral, valorando no solo la cuestión física, sino, dándole igual de importancia a la social; porque sabemos que tenemos una familia y nos desenvolvemos en una sociedad.

A la psicocognitiva, ya que el estado de ánimo y nuestras capacidades intelectuales son primordiales para mantener nuestra salud y una adecuada calidad de vida. Y la parte espiritual, y no es exclusivo de la religión, sino, la necesidad intrínseca del hombre para trascender.

Es importante saber que el médico geriatra además tiene la formación y la obligación para mediar con los demás especialistas que atienden al adulto mayor, buscando siempre su mayor beneficio e integrando la atención de todas las personas que se dediquen a la atención de una persona. En general se recomienda que todas las personas a partir de los 60 años acudan al menos una vez al año a un médico especialista, no duden en acercarse a un geriatra; los atenderá con toda la calidez y con una gran calidad que merecen nuestros adultos mayores.

Contacto: Clínica de Mérida Consultorio 107 Tel: 925-39-98 y 9-42-18-00 Ext.1311 Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 
 

About Joomla!